Pedro Páramo, Juan Rulfo Vizcaíno

Entender a Juan Rulfo, cuando integro a su obra, el célebre Juan Paramo, podría ser motivo de horas de debate, por la simpleza pero al mismo tiempo increíblemente confusa, esta es una novela de esas que te prenden desde el comienzo y sobre todo es la novela por tradición, que en todas las escuelas mexicanas de nivel medio superior, tienden a leer, como merito a calificación, tanto como la misma obra, como el conocimiento del escritor, Juan Rulfo, que siendo mexicano se proyectó al mundo gracias a lo exquisito de su obra, y de la sensibilidad para escribir, sobre temas cotidianos y sobre la superación del ser, mediante la alimentación del espíritu, con pocas pero grandes obras, acervo de la literatura hispanoamericana.

Juan Rulfo aporto a la literatura mexicana, un parte aguas en ese momento glorioso de las artes mexicanas, ya que con Pedro Paramo, se da comienzo a una nueva era literaria, y termina la novela revolucionaria, escritores de la talla de Márquez, aseguran que Pedro Paramo, es una obra maestra, y que está catalogada, como una de las mejores novelas hispanoamericanas que Rulfo regalo a la humanidad, puesto que la obra es aclamada en diferentes partes del mundo.

El trabajo de Rulfo siempre estuvo enfocado a la literatura, participando de revistas de época, con cuentos y textos, donde se emulaban los día a día de una sociedad mexicana hambrienta de cultura, y que Rulfo, se las proporcionaba, con tan solo dos libros publicados Rulfo, logro ser galardonado fuera de México, con los premios, Nacional de Letras y el premio, Príncipe de Asturias, sus dos libros fueron traducidas a numerosos idiomas, siempre respetando la temática, y esencia de los modismos que Rulfo empleaba para escribir.

Literato nato, logro que Emilio “El Indio Fernández”, quien fuera un reconocido director cinematográfico mexicano, logro que Rulfo participara por cierto con él, en las adaptaciones  los scripts de algunas obras de Rulfo, numerosas películas, donde, también colabora Gabriel García Márquez, en concreto para la película, “El gallo de oro”, por cierto la tercera y última obra de Rulfo que aunque fue escrita a finales de los años 50, se publicó en la década de los 80.