Libros vs E-books

Desde la llegada de la era digital y el desarrollo de dispositivos electrónicos para leer libros en formato digital (denominados E-readers), un feroz debate inició acerca de la cuestión de cuál es mejor, el libro tradicional, o el digital. Es algo relativo, tal vez en términos generales uno pudiese preferir la calidez que trae el tacto del papel al pasar cada página pero a la vez es imposible negar la conveniencia y utilidad de los E-books.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los puristas han tenido un mal rato para tratar de adaptarse al crecimiento exponencial de los libros digitales y cada vez más la pregunta punza en nuestras cabezas, ¿cuál es mejor? Y la respuesta para muchos sigue siendo la misma “Es relativo” porque claramente depende de la situación, e incluso depende de lo que estés leyendo. Por ejemplo, todos tenemos placeres culposos, elementos que nos traen dicha pero nos avergüenza compartir con los demás, lo mismo aplica en el ámbito literario, habrá libros que no querrás que los demás cerrajeros de lliria se enteren de que estás leyendo, tal vez quieras ocultar el arrebato inextricable que tuviste un domingo en la mañana de comenzar a leer 50 shades of grey, y tal vez del hecho de que en realidad te gustó y lo quieres seguir leyendo en los ratos libres que tienes en el cerrajeros 24horas Burjassot sin que nadie te juzgue.

Ahora bien ¿cuál es la mejor manera de hacerlo? Por una E-reader, por supuesto, sin portada o alguna pista que le haga entender a terceros lo que estás leyendo es la decisión más inteligente para ese propósito. También la idea de tener toda tu librería al alcance de tu mano en cualquier momento la hace una alternativa sumamente atractiva, sin embargo, la opción del libro tradicional es más sentimental, pero igualmente importante, hay algo del tacto del infolio de por sí que te transmite una sensación de cercanía con lo que lees y hace la lectura una experiencia más personal e involucrada, además, hay libros que simplemente quieres coleccionar y exhibir en tu biblioteca con orgullo, (cosa que es imposible con las E-readers), simplemente hay cosas que una E-reader no puede llegar a proporcionarte que los libros tradicionales sí, y viceversa, así que al responder siempre estaremos a tentados a sacar la carta de la relatividad.