El Faro del Fin del Mundo.

El faro del fin del mundo, de título original “ Le phare du bout du monde”, es una de las últimas novelas que escribió en 1901 el prolífico novelista francés Julio Verne y la primera en ser publicada tras su muerte en 1905.

Existen dos versiones de la obra, la más extendida es la que incluye las correcciones del hijo de Julio Verne, Michel Verne, y la versión del texto original sin correcciones que no fue publicada hasta 1999 por la editorial Stanké de Montreal.

La acción nos sitúa en torno a la década de 1850 en la Isla de los Estados, una isla deshabitada de la Patagonia argentina donde confluyen el océano Atlántico y el océano Pacífico, en el momento que gobierno argentino completa la construcción de un faro para proteger los barcos que pasan por el estrecho de Magallanes y que sin duda prestará un servicio de inestimable ayuda a los marineros en la navegación de este peligroso lugar, en la que numerosos barcos de todo tipo se han hundido.

El gobierno envía a tres hombres, Vázquez, Felipe y Moriz que se encargarán de las labores del faro en la más absoluta soledad hasta el próximo relevo estacional. Sin embargo, la isla no está tan desierta como parece, piratas náufragos han sobrevivido en secreto durante todos estos años en secreto en la isla y la construcción del faro no supone otra cosa que una amenaza directa de su forma de vida que no están dispuestos a perder.

Todo un ejemplo de historia de aventuras que nos muestra unos protagonistas aguerridos e ingeniosos con el valor como bandera y un alto sentido de compañerismo.

Con todos estos ingredientes no es de extrañar que la novela fuera adaptada a la gran pantalla con el título de La luz del fin del mundo dirigida por Kevin Billington y protagonizada por Kirk Douglas y Yul Brynner y Fernando Rey entre otros, muy interesante aunque solo vagamente inspirada en la novela de Verne.