El Discurso del Método, y el origen de “Pienso, luego existo”

descartesRené Descartes; destacado filósofo y matemático se topó con “la primera verdad” y la formuló en una de las frases más reconocidas de toda la historia “cogito ergo sum” que originalmente apareció en el Discurso del Método como “Je pense, donc je suis” y traducido al habla hispana como “Pienso, luego existo”, y a pesar de que esta frase es una de las más citadas, muy pocas personas saben el significado verdadero de la frase.

En el discurso del método, se discute de varias temáticas, incluso el alcance de la investigación científica, pero más allá de todo se discute de la verdad, y en realidad es un manuscrito brillante con reflexiones en el área de la epistemología que todavía sigue siendo estudiadas, sin lugar a dudas, la obra literaria de mayor valor de Descartes, su obra maestra, es el discurso del método, y en ella Descartes está sumido en el dilema de que tal vez no hay nada certero en el mundo, no hay ninguna verdad el discurso del metodoque se pueda afirmar con un 100% del certeza así que él empezó a dudar de todo, y bien, él dijo una vez “Para saber algo con certeza, hay que dudar de todo lo que sabemos”, y su razonamiento no era para nada extraño, tiene mucho sentido pensar así, un sueño se puede llegar a sentir igual que una experiencia cuando se está lúcido así que, ¿cómo diferenciar una con la otra? ¿Cómo se puede afirmar la existencia de uno si fácilmente nuestra vida entera pueda ser producto de un sueño o de una especie de posesión maligna (argumento cartesiano)? Descartes no era muy de dar por sentado todo puesto que sí hay cosas que conocemos son buenas al 99% y es que si él se hubiera visto en la calle en Valencia en mitad de la noche, estamos seguros de que sin dudarlo habría buscado el número de cerrajeros Castellon para que no se quedara en la casa dudando de todo, como si se hubiera dejado las llaves en casa.

En el discurso del método, su magnus opus, encontró esa respuesta, se dio cuenta que la única forma de dudar de su existencia, es que existe de por sí, que tal vez cualquier sensación o visión que tenga pueda ser producto de un sueño u otra razón, sin embargo, hay algo que es imposible acreditarle a otra cosa, y es el hecho de que piensa, eso es lo que lo hace 100% seguro de su existencia, y de ahí es que salió su célebre frase “Pienso, luego existo”. Y eso es tan solo una de las tantas brillantes conclusiones que planteó René Descartes en el Discurso del Método.