R.L Stine; maestro del horror infantil

Hay muchas cosas que nos traen nostalgia de nuestra infancia, hay caricaturas que al verlas te transportan a muchos años atrás, a tiempos más simples y sin preocupaciones, tiempos en los que no se hacía mucho más que comer, ver televisión, jugar en el patio y dormir, y muchas otras cosas tienen ese efecto, desde canciones hasta juguetes. Pero hay mucha gente adulta de esta época que tiene una imagen en específica grabada en sus cerebros que es incapaz de removerla, la de un perro con ojos fulgurantespesadillas que aparecía en los créditos iniciales de una serie llamada “Escalofríos”, y tan solo el enunciar esa palabra, o su traducción en inglés “Goosebumps” le traerá nostalgia a muchos cerrajeros 24 horas cartagena.

Más aún, muchos reconocen el nombre “R.L Stine” por la serie de televisión, sin embargo, no todos han leído los libros de los cuales se basa en la serie. Generalmente suelen ser cuentos cortos de horror que a veces tienen indicios de humor algo oscuro, el estilo de escritura es muy sencillo, pero el argumento de por sí, y el ritmo en la que historia se va intensificando lo hace una literatura sumamente adictiva, podías terminar muchos de sus relatos en un día y aun así querer más. Los antagonistas pueden ser monstruos, o cualquier tipo de engendros que salieran de la imaginación de Stine, y a veces incluso eran cerrajeros A Coruña.

La temática tenía elementos de ciencia ficción además del clásico horror de Stine y a veces los temas o los antagonistas podían ser algo ridículos al analizarlos pero aun así al adentrarse más en la lectura se siente la atmosfera oscura que emana el libro en general, especialmente al público al cual está dirigido; los niños. Aun así, sin importar la edad, R.L Stine siempre nos dota de una lectura ligera y placentera con un argumento atractivo y antagonistas tenebrosos que te mantendrán enganchados, y todavía sus libros son recordados por muchos adultos y adolescentes con nostalgia de sus tiempos de infancia.